Pronunciamiento del grupo ¡Salir del Petróleo! sobre el TLC y el Acuerdo Transpacífico

Pronunciamiento del grupo ¡Salir del Petróleo! sobre el TLC y el Acuerdo Transpacífico

¡Denunciamos las oscuras negociaciones del Acuerdo Transpacífico (ATP)!

¡Rechazamos el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica!

La presencia en Toluca este 19 de febrero, del presidente Obama, el ministro Harper de Canadá y Peña Nieto, resulta verdaderamente amenazante: negocian por debajo del agua la firma de un nuevo y más potente instrumento de guerra económica y política contra nuestros territorios nacionales, contra los pobres y los dones de la naturaleza: el Acuerdo Transpacífico; de manera que éste refuerce la vieja guerra que desde hace 20 años mantiene su predecesor, el TLC, Tratado de Libre Comercio de Norteamérica.

La participación en estas negociaciones de los líderes de dos estados poderosos; EUA y Canadá, debe encender todas las alarmas sociales y movilizar a las organizaciones de la base social para buscar alianzas nacionales e internacionales, con el fin de frenar cuanto antes esta gran amenaza que puede tener consecuencias catastróficas para México y la mayoría de las poblaciones de los países involucrados en el acuerdo transpacífico, ATP. Con la firma de este nuevo acuerdo, el 99% de la población en estos países sería la gran perdedora.

A veinte años de la firma del TLC, las consecuencias del libre comercio en México están a la vista de todos. Sólo hay que quitarse los lentes color de rosa impuestos por la intensa publicidad, propaganda y relaciones públicas montadas por poderosas entidades, para conocer los desastrosos resultados de este período infernal:

1.-Las élites mexicanas han renunciado al manejo soberano del espacio territorial y socioeconómico de México han permitido y solapado agresiones al pueblo y la economía nacionales. Desde 1994, los gobiernos mexicanos han permitido que el Tratado de Libre Comercio se convierta en la Ley más importante del país; lo han colocado de facto por encima de la Constitución Mexicana. Para empezar, el TLC para nosotros solo es un “tratado”: nuestros gobiernos nos han impuesto cumplirlo al pie de la letra mientras, para nuestras contrapartes (Estados Unidos y Canadá) resulta no ser obligatorio, sino que es algo opcional (no permitir el ingreso de camiones mexicanos, por ejemplo). Para ellos, solo se trata del NAFTA (North American Free Trade Agreement) en que “agreement” sólo significa “acuerdo” que por supuesto tiene un rango menor y menos obligaciones como lo dejó en claro explícitamente el congreso estadounidense.

2.-Como resultado, el sistema político mexicano se pone al servicio de las poderosas empresas transnacionales beneficiarias del TLC, los bancos extranjeros y los gobiernos de Estados Unidos y Canadá. Se ha perdido la soberanía nacional y hoy tenemos un Estado en total decadencia (Estado fallido) incapaz de plantearse un proyecto de país autónomo y autosuficiente. Solícito y eficaz, para cumplir los deseos de las multinacionales, los bancos y los gobiernos extranjeros y sordo, ciego y corrupto, para defender al pueblo de México.

 3.-El TLC es directamente responsable de la quiebra de más del 80% de los pequeños agricultores del país: el gobierno mexicano permitió que Estados Unidos nos vendiera maíz por abajo del costo de producción de la mayoría de los maiceros mexicanos, con tal de mantener bajos los sueldos de los trabajadores de las ciudades y los costos de las empresas ganaderas que exportan carne. Como resultado de la quiebra del campo y de la apertura de las fronteras, la producción de droga floreció, creció y se ha convertido en una de las ramas económicas más prosperas de nuestra sufrida nación.    

El crimen organizado controla más de la mitad de los municipios nacionales mientras el estado mexicano –cada año más fallido- desaparece en ellos: miles de cabezas cortadas tiradas por todo el país; cientos de miles de ejecutados; miles de desaparecidos o levantados; más de cuatro millones de jóvenes con buena preparación universitaria han salido del país; más de cinco millones de familias están desgarradas por la violencia y la destrucción de la actividad campesina y trabajadora; mas de 10 millones con hambre; más de 10 millones de jóvenes no estudian ni trabajan; más de 12 millones han migrado fuera de México; más de 20 millones están en la miseria; más de 60 millones en la pobreza.

4.-Las multinacionales arriesgan muy poco con el TLC, pues cuentan con un mecanismo de resolución de controversias entre inversionistas y estados mediante el cual pueden demandar a un gobierno firmante si este toma medidas de protección de la naturaleza o de los consumidores; en una actitud demencial, pueden reclamar pérdidas actuales y ganancias futuras. De esta manera, la mayor parte de los bancos, de la producción de la electricidad, de la distribución del gas, de la producción agropecuaria, del consumo al menudeo (Walmart, Costco y otras) del control del mayoreo (Archer Daniels, Cargill, y otras) se encuentra en manos de transnacionales.

México tiene los primeros lugares mundiales en obesidad, consumo de agua embotellada y coca cola; también en: corrupción, violencia, celulares, falta de transparencia gubernamental, diabetes, cáncer, feminicidios; se encuentra en grave riesgo de extinción: el maíz, la mariposa monarca, el jaguar, las selvas y los manglares, las ciénagas de Coahuila; virtualmente todos los ríos, lagos lagunas y humedales, tienen muy altos niveles de contaminación. Las ciudades y los campos, con muy altos niveles de contaminación nuclear, genética, química y nanotecnológica.

5.-La producción de petróleo convencional se encuentra en declive y en manos de extranjeros; el gas y el petróleo no convencional están bajo el control de las mayores petroleras privadas del mundo. El mecanismo de resolución de controversias inversionista estado impedirá que el gobierno mexicano pueda poner controles ambientales a las empresas extranjeras que obtengan concesiones petroleras bajo la nueva reforma energética. La riqueza minera es saqueada por empresarios canadienses y grandes territorios se contaminan por sus actividades.

6.-Los estados que se dicen desarrollados encuentran en los tratados de libre comercio una manera “eficaz”, pero muy riesgosa, de rescatar o fortalecer su crecimiento económico, su riqueza y poderío; negocian estos tratados con estados de la periferia, como México, Perú, Chile, previamente colonizados por sueños de progreso y desarrollo; con estados débiles que tienen poca legitimidad y bastante corrupción.

Los estados desarrollados y periféricos aprueban estos tratados sin consultar a sus pueblos: vía fast track, sin mayor debate parlamentario. En consecuencia, son tratados ilegítimos, antidemocráticos, “repudiables en cualquier momento”, sin embargo, muy difíciles de destruir por el contubernio que se genera, por los efectos corruptores del tratado mismo, en el estado, el medio empresarial y académico.

Los grandes bancos y las transnacionales de los estados poderosos son los principales beneficiarios de estos acuerdos comerciales espurios. Consiguen así grandes ventajas de los estados previamente colonizados por sus ideologías. Realizan un saqueo sistemático de los subsuelos, suelos, aguas, bosques, selvas, biodiversidad. Obtienen un trabajo esclavo y semiesclavo en grandes maquiladoras (los sweat shops), en la gran industria agropecuaria, en el transporte carretero, en los Walmarts y franquicias de servicios: Mac Donalds, Seven Eleven, Holiday Inn, etc., en la prioridad en contratación de las obras de infraestructura.

Resultan también beneficiarios principales de estos tratados los mercados negros: los traficantes de armas, drogas, órganos, mujeres, niños, por diversas razones: el gran descontrol de las aduanas: miles de autos, camiones, tráileres o containeres, en tránsito diariamente en cada una de ellas. Encuentran grandes facilidades para el lavado de dinero en los bancos internacionales, como HSBC, Wachovia, y otros.

Consideramos a las élites mexicanas como élites fallidas: no han sabido generar un modelo propio de evolución social y cultural: generan estados débiles que acaban pronto fracasados, como consecuencia de los efectos destructivos del mismo tratado. Los estados poderosos también se debilitan, por los efectos sociales y ambientales que se desprenden de estos tratados. Estados Unidos y Canadá están en rápida decadencia y buscan detenerla con la sobre explotación de México.

¡Convocamos a las fuerzas sociales de México, Estados Unidos y Canadá a iniciar un debate sobre el proceso de integración con Estados Unidos y Canadá abierto con el TLC!

¡Exigimos un alto a la sobreprotección y privilegios de las multinacionales en los acuerdos de libre comercio!

¡Denunciamos las oscuras negociaciones del Acuerdo Transpacífico ATP!

¡Rechazamos el acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica!

¡Exigimos la anulación del TLC, y la búsqueda de una nueva forma de integración de América del Norte!

¡Exigimos sacar inmediatamente la energía y la agricultura del TLC!

 

México, D.F. 19 de febrero de 2014

¡Grupo Salir del Petróleo!

Adriana Matalonga, Ana María Yustis, Edgardo Mota, José Arias Chávez, José Ignacio Félix Díaz, Mauricio Villegas, Miguel Valencia.



-- 
Miguel Valencia
ECOMUNIDADES 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Movimiento decrecentista en México.

Tercer informe a los adherentes a la Propuesta de Conferencia Internacional de Descrecimiento