Tercer comunicado- Descrecimiento, Cuetzalan2014

Tercer comunicado- Descrecimiento, Cuetzalan2014

Tercer comunicado- Tercera Reunión Preparatoria de Descrecimiento

5-8 de junio, Cuetzalan2014

La pedagogía de la catástrofe: el desastre climático y el petróleo extremo

Las sociedades de crecimiento o desarrolladas consumen escandalosas cantidades per cápita de petróleo, agua potable, alimentos, madera, papel, metales, al punto que se requerirían hasta doce planetas Tierra, para hacer viable la generalización de su modo de vida en el mundo. Los altos consumos de las clases medias de los países poderosos se logran por medio de la reducción de los consumos de los pobres en los países "emergentes" o "en desarrollo", como México.  Por ejemplo, para que funcione la crianza intensiva en Europa, se requiere en otros países una superficie equivalente a siete veces la de ese continente, para producir la alimentación que necesitan los animales engordados con este modo industrial. Sin embargo, el Banco Mundial propone cuadruplicar la producción de riquezas para 2050, para "el bienestar de la humanidad", con un crecimiento del 3% anual. Una barbaridad desde el punto de vista ecológico y climático. En el fondo una bribonería intelectual. La consecuencia del modo de vida del modo de vida de los estadounidenses (huella ecológica por persona: 9.6 hectáreas; lo aceptable sería menos de 1.8 hectáreas), canadienses (7.2), franceses (5.3) y de otros países desarrollados,  es el desastre climático y la extracción del petróleo extremo (no convencional: fracking, aguas profundas). Estos hechos novedosos producen cada año peores desastres en todo el mundo, en varias dimensiones (destrucción ecológica, urbana, social, cultural, económica, política).

Los responsables de la economía y la política conocen bien esta situación, no obstante, hacen todo lo necesario para no hacer nada al respecto: crean reformas, leyes, políticas, programas, proyectos que estimulan o exacerban las condiciones que provocan estos desastres (impulsan el crecimiento del PIB, con medidas extremas, suicidas, como la extracción de gas shale o la construcción de megaproyectos ) e inventan falsas soluciones a los problemas climáticos y ambientales (Mecanismos de Desarrollo Limpiomercados de carbonoeconomía verde, crecimiento verde, desarrollo sustentable). Confían en el avance de la ciencia, en la solución de estos terribles predicamentos; elevan así el peligro de que veamos  que el delirio tecnocientífico (geoingeniería, transgénicos, biología sintética, nanotecnología, convergencia, "transhumanidad") aniquile la sabiduría. Sin embargo, los "dueños del mundo" no creen mucho en las distopías tecnocientíficas. En su visión geopolítica, les parece necesario encontrar formulas para reducir la población mundial a menos de 600 millones de habitantes (grupo Bildenberg), para conservar así sus privilegios.                     

Ciertamente, los desastres educan a la sociedad- la llamada pedagogía de la catástrofe- y la obligan a cambiar los modos de vida, a reconocer que el uso del auto o el avión provocan huracanes, tormentas calamitosas, grandes sequias, incontrolables incendios forestales, encarecimiento de los alimentos, guerras por el agua, desquiciamiento social; a aceptar que la extracción de petróleo no convencional conduce a la miseria, la enfermedad y la muerte de millones de personas; a confirmar que el crecimiento económico produce violencia creciente en todos los ámbitos, ecocidios y genocidios. No obstante, esta pedagogía de la catástrofe es muy cruel y dolorosa, puede tener un costo excesivo: es una solución inaceptable para cualquier persona que aprecie las culturas y los regalos de la naturaleza. A pesar de su enorme dificultad, es un deber moral resistir esta tendencia suicida de los gobiernos y grandes empresarios. El descrecimiento preconiza otro camino: el cambio voluntario de dirección en los asuntos económicos: salir del petróleo, dejar el gas y el petróleo en el subsuelo, el carbón en el hoyo y reducir radicalmente el consumo de gas, gasolina, electricidad en la industria y el consumo en general que tienen las clases privilegiadas, incluyendo las clases medias. Urge una revolución en el imaginario social. Transitar hacia una sociedad post desarrollo, post petrolera.

Estos y otros temas discutiremos en la Tercera Reunión Preparatoria hacia un Encuentro Nacional de Descrecimiento que tendrá lugar del 5 al 8 de junio en Cuetzalan,Puebla. Adjunto el Programa de la Tercera Reunión y su Convocatoria.

Informes y reservaciones leilany_isy@hotmail.es    o  vammulkay@gmail.com

Comité organizador de la Tercera Reunión Preparatoria hacia un Primer Encuentro Nacional de Descrecimiento, Cuetzalan, Puebla2014

Adriana Matalonga, Isy Jazmín Aguilar Jiménez, José María Simón Ruiz, Mauricio Villegas Ibarrola, Miguel Valencia, Roberto Rico González.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Actas del Seminario: "Deshacer el desarrollo. Rehacer el mundo" UNESCO - París, 2002

2010: El descrecimiento detrás de la celebración del Klimaforum10 de Cancún: toda una hazaña.

Canadá, en el día de Trudeau tras la noche de Harper