El descrecimiento en México. Ponencia presentada en la International Conference on Degrowth in the Americas de Montreal

El descrecimiento en México


La extrema colonización del imaginario social en México

Miguel Valencia


En el siglo XVI, se inicia la colonización del imaginario de los pueblos originarios de México, con la labor de los misioneros católicos españoles, muy particularmente, con la actividad de Fray Pieter van der Moere, mejor conocido como Fray Pedro de Gante,( La Colonisation de L'imaginaire, Serge Gruzinski, Gallimard, 1988) cuyo método pedagógico aprovecha las similitudes del idioma flamenco con idiomas indígenas, para iniciar un gran proceso de aculturación de la población indígena, y de destrucción de su patrimonio cultural escrito; en su escuela de San José de los Naturales, como el propio fraile relata en una carta al rey  Felipe II, se aplicaron con gran éxito los mecanismos de aculturación que permitieron desde esa época el sometimiento del imaginario de los pueblos originarios de México. Se inicia entonces la occidentalización de México, con resultados devastadores, tanto para la Madre Tierra en este territorio, como para las viejas culturas prehispánicas y la humanidad. La colonización del imaginario indígena ha permitido por cinco siglos el saqueo sistemático de las riquezas naturales de México y la avanzada destrucción del legado cultural de los pueblos originarios y, paralelamente, el exterminio de las tradiciones campesinas y proletarias de nuestro país.


La Iglesia Católica, las logias masónicas, los inversionistas ingleses, franceses, estadounidenses, alemanes, han continuado y perfeccionado la aculturación creada por los misioneros españoles, para beneficio de sus intereses de dominación y rapiña. Valiéndose de grandes escuelas, universidades e instituciones "filantrópicas", por medio de predicadores y misioneros de nuevas sectas y religiones, exploradores y antropólogos, han conseguido trasladar una gran riqueza material de nuestro país a las potencias coloniales de Europa y América y mantener a México férreamente al servicio de sus intereses políticos y económicos. Debido a esta vieja historia de dominación cultural, la perversa publicidad y mercadotecnia estadounidense pudo imponerse fácilmente en México en el Siglo XX y conseguir éxitos resonantes.   No obstante, las culturas indígenas y campesinas de México, han resistido estos históricos embates con dignidad egregia; han logrado conservar hasta el día de hoy lenguajes, costumbres, plantas maravillosas, bosques y selvas, técnicas y sobre todo: pueblos y comunidades; una gran cantidad de actos, revueltas y rebeliones dan testimonio de la resistencia indígena y campesina de México. Las guerras por la Independencia de México, contra las intervenciones extranjeras; la Revolución Mexicana, y luego, en épocas recientes, la Nacionalización del Petróleo, los repartos de tierras, el Movimiento del 68, la guerrilla de los 70 y el gran sismo de la ciudad de México en 1985, dan cuenta de una larga resistencia de la sociedad mexicana frente a la colonización del imaginario. La resistencia zapatista de los pueblos indígenas de Chiapas que emerge en 1994, contra la firma del Tratado de Libre Comercio de Norte América, NAFTA, representa la culminación de las luchas indígenas y campesinas del siglo XX en México.


Una modernización a espaldas de la Madre Tierra y la cultura en el Siglo XX


México también tuvo sus "treinta años gloriosos", entre 1940 y 1970, como consecuencia de la "guerra fría". Ante la presión de la Unión Soviética, EUA optó por someter a México por medio de una alianza con los enemigos de la Revolución Mexicana: el Partido de la Revolución Institucional, PRI, un partido único "de masas", imitador de las estrategias políticas de los partidos comunistas, fascistas y nazis. Con este partido de oportunistas y gesticuladores, impulsaron sus planes imperialistas, sustentados en su propaganda "para el desarrollo"; es decir: para la destrucción de la vida campesina, el saqueo de la riqueza natural de México y la introducción de los productos de consumo masivo de ese país. Las "décadas por el desarrollo" con bases falsamente nacionalistas fueron suficientes para convertir a un país de 20 millones en uno de 50 millones; hoy, contamos ya con 113 millones de habitantes. Las ciudades crecen explosivamente, con las "políticas para el desarrollo", especialmente, la ciudad de México que crece en ese lapso cinco veces más hasta llegar cerca de los 12 millones de habitantes; hoy en día, cuarenta y dos años después del final del "desarrollo estabilizador", tiene cerca de 21 millones de habitantes. El país perdió en esta época "gloriosa" la mayor parte de sus selvas y casi la mitad de sus bosques; su economía creció en esta época a una tasa promedio del 6% anual; también, creció la clase media y el llamado "bienestar social", así como el dominio del auto en las ciudades y de la Coca Cola y la hamburguesa en la dieta diaria de los mexicanos ; empiezan sus actividades las maquiladoras fronterizas que habrían de convertir en un infierno a nuestras fronteras con EUA; se afianza la televisión y el radio como instrumento fundamental para el control del imaginario social consumista de México. Nacen las primeras generaciones de "estadounidenses nacidos en México" (Monsiváis)  


En los 70, EUA, confabulado con otros financieros internacionales, ofrece a México una gran cantidad de préstamos blandos para obras de muy poca utilidad real para los mexicanos que le permiten a principios de los 80 poner de rodillas al gobierno mexicano, por el radical aumento de las tasas de interés y la caída de los precios del petróleo; las terribles devaluaciones de la moneda mexicana lo obligan a abandonar rápidamente su modelo económico y a adoptar el neoliberalismo preconizado por la Thacher y Reagan y por el partido político mexicano más ligado a la Iglesia Católica y a los inversionistas extranjeros: el Partido Acción Nacional.  Se inicia en estos años: la apertura de las fronteras, las privatizaciones de cientos de empresas públicas, la creación de grandes monopolios privados, la entrega del petróleo a los piratas internacionales, la desaparición masiva de pequeñas y medianas empresas nacionales; se disparan en esos años: el desempleo, la economía informal y las migraciones a EUA, Canadá y otros países; inicia la gran época de los megaproyectos con capital extranjero, para el Libre Comercio; en los 90  se abre la "tijera" de la riqueza y la pobreza: emergen súbitamente más de diez súper millonarios mexicanos en la revista Forbes, mientras decenas de millones de mexicanos se hunden simultáneamente en la miseria extrema. Las potencias extranjeras relanzan en esos años su crecimiento a costa de la depredación financiera y económica de los países del Sur, como México.  


A finales de 1994 se desencadena una pavorosa crisis económica causada por las maniobras financieras de banqueros de Wal Street, la que provoca la aparición de una descomunal deuda externa que en adelante absorberá la mayor parte de los ingresos gubernamentales. México fue utilizado por los banqueros mundiales para ensayar las prácticas financieras depredadoras que se han aplicado después de la crisis del 2008 en EUA y Europa. Finalmente, los viejos bancos mexicanos acaban en su mayor parte en manos de rapaces bancos internacionales que inician la depredación en gran escala de la finanza del trabajador y el empleado mexicano, del pequeño y mediano empresario y de los gobiernos estatales. Desde su ingreso al país, las sucursales de varios de estos bancos extranjeros reportan a sus matrices las mejores utilidades de todas sus operaciones financieras. Los ingresos petroleros sirven, a partir de esos años, para pagar una gran deuda externa, subsidiar a monopolios privados, hacer crecer el gasto en las policías, la marina y el ejército mexicanos, y pagar sueldos astronómicos a los más altos funcionarios gubernamentales.  Las nuevas "reformas" legales y los "cambios estructurales" se hacen desde entonces principalmente para beneficio de los inversionistas extranjeros.  Los más altos niveles de gobierno y de grandes empresas son ahora ocupados por mexicanos egresados de grandes universidades estadunidenses y europeas; la política establecida desde los 20s por EUA que propicia la educación de dirigentes mexicanos en sus escuelas y universidades rinde ahora sus frutos, con una mayor colonización del imaginario social de nuestro país. México se convierte en un paraíso fiscal para las empresas transnacionales. La Iglesia Católica recupera su gran influencia en los asuntos gubernamentales, perdida al finalizar la Revolución Mexicana. El neoliberalismo, el Libre Comercio, profundizan en México el saqueo de los dones de la Madre Tierra y la depredación de sus culturas y su tejido social. El crecimiento económico se consigue ahora en México con mayor violencia contra la Madre Tierra y la convivencia de los mexicanos: la guerra contra los pobres sube de nivel a partir de esa gran crisis económica del "error de diciembre" de 1994.


El consumismo y el economicismo van unidos a la degradación de la política


Desde hace muchos años, México ha ganado persistentemente los primeros lugares mundiales en el consumo per cápita de Coca-Cola; en 1998 superó a EUA con un consumo de 412 botellas per cápita al año; logró que pueblos indígenas de Chiapas convirtieran a la Coca-Cola en parte de sus ritos; por medio de su muy sofisticada mercadotecnia, consiguió derrotar en 2000 al viejo partido único de México, el PRI y logra imponer en la presidencia de México a uno de sus vendedores estrella: Vicente Fox, un gesticulador de muy escasa cultura que llevó a México a niveles extremos de degradación política y social: en su gobierno se entregan los acuíferos de México a los representantes de Coca Cola y a otros grandes monopolios. Con Vicente Fox, el corporativo Wal Mart, inicia la destrucción en gran escala del tradicional comercio al menudeo de México; por medio de grandes sobornos a políticos locales y federales, este consorcio invade con sus mega tiendas pueblos de gran tradición indígena y campesina, y destruye así una gran cantidad de mercados locales, tianguis, estanquillos, abarrotes y pequeño comercio e introduce en gran escala mercancía producida en maquiladoras con trabajo esclavo. En su gobierno, el narcotráfico, la corrupción gubernamental y la elusión de impuestos de las grandes empresas se elevan radicalmente. Los panistas, la derecha mexicana, demuestran que pueden superar en corrupción a los falsos socialistas del viejo partido único.   En 2010, México desplaza a Italia del primer lugar en el consumo de agua embotellada en el mundo con 234 litros per cápita al año; el doble de EUA y Europa; el 13% del consumo mundial. El embrutecimiento del consumidor es seguido en México por una formidable degradación del debate político y un disparo en los niveles de violencia en todos los ámbitos; la producción de sicarios se eleva sin cesar en todo el país. Las televisoras consiguen convertir en productos de consumo a los candidatos: las elecciones se convierten en una guerra de spots en TV y radio: la publicidad política logra superar en perversión a la propaganda política.    Pero, si al inicio del siglo XXI la poderosa "democracia" de EUA lleva a George W Bush a la presidencia y las viejas sociedades de Francia e Italia llevan al poder a Sarkosy y Berlusconi ¿por qué la sociedad mexicana no llevaría en estos años a la presidencia de la República a personajes tan frívolos y deleznables, como Vicente Fox y Ernesto Zedillo?

La acumulación de históricos errores gubernamentales, por más de 70 años, debido a la colonización del imaginario social mexicano, trae consecuencias terribles para México en 2006: con el apoyo de los gobiernos de EUA, Canadá y España y de las mayores empresas del país, se realiza en ese año un escandaloso fraude electoral que impide la llegada del izquierdista Andrés Manuel López Obrador y permite imponer en la presidencia de la República a Felipe Calderón, representante de grandes intereses financieros. Da inicio así a una de las etapas más negras de México; desde 2007 se registran: cerca de 70 mil asesinatos con violencia extrema (probablemente un 20% de ellos por decapitación), 20 mil "desaparecidos", mas de 10,000 migrantes de México y Centroamérica "desaparecidos"; más de 250 mil desplazados de sus hogares, más de un millón de personas afectadas directamente por la violencia extrema generada por la "guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado" y más de 50 periodistas asesinados; con frecuencia aparecen montones de 20 a 40 cadáveres en sitios muy conocidos de las ciudades; esta guerra iniciada a finales de 2006 no la puede ni la quiere ganar el gobierno mexicano; el "mercado de drogas y armas" en EUA es tan poderoso que sólo se puede entender esta guerra cuando los gobernantes tienen como objetivos: conmocionar, aterrorizar, paralizar y finalmente someter a la sociedad mexicana, con el propósito de asegurar el saqueo y la esclavitud en nuestro país; se trata entonces de una guerra impuesta a México por el gobierno de EUA, con el firme apoyo del gobierno de Canadá y de España; todos estos gobiernos necesitan esta guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado para proteger la permanencia de sus turbios negocios con las materias primas que se extraen en México, con la venta de armas, la trata de personas y el turismo. Canadá ha conseguido en México en monos de ocho años más de 2,600 concesiones mineras cuya explotación a cielo abierto, con la utilización de grandes cantidades de agua, dinamita y cianuro, ha provocado la muerte de opositores a estas operaciones, el envenenamiento del agua y la destrucción de parajes en muchos lugares del país, así como la inoperancia de los recursos legales en defensa de la Naturaleza en México. La minería canadiense escandaliza a las organizaciones sociales y ambientales.   Los grandes ganadores del Libre Comercio son los países podeosos y los empresarios del tráfico de productos ilegalizados, lo que incluye a los lavadores de dinero de Wall Street y a las grandes multinacionales.  


Hoy en día, el 56% de la población económicamente activa carece de empleo formal. Ocho millones de jóvenes no estudian ni trabajan.  Más de 20 millones de mexicanos se hallan en la miseria extrema. Más de un 90% de los hechos delictivos permanecen sin castigo.  Más de la mitad de los municipios mexicanos sufren tan elevados niveles violencia que los gobiernos poderosos recomiendan a sus nacionales no visitarlos sin una causa de fuerza mayor; los mexicanos evitan viajar por la mayor parte de sus carreteras. Un creciente contingente de agentes estadounidenses equipados con muy sofisticada tecnología realiza tareas de investigación y vigilancia policiaca en nuestro país. Las policías municipales y estatales están desarticuladas en grandes regiones de México y han sido sustituidas por una brutal vigilancia militar, bajo la supervisión de los agentes de EUA.  Las escuelas y universidades mexicanas viven bajo la tiranía de las aberrantes directivas impuestas por la OCDE: la "productividad", la "eficiencia" y los intereses monopólicos las devastan. Las televisoras compiten en la oferta de diversiones y espectáculos chatarra: son el gran soporte de este estado de cosas en México.  


Ivan Illich y la emergencia del descrecimiento en México


Hace casi medio siglo se avecinó en México, Ivan Illich, después de breves estadías en Puerto Rico y Nueva York; en la ciudad de Cuernavaca inició una larga y fructífera relación con México hasta su muerte en 2002; a finales de los 60 empezó a escribir sus libros clásicos en torno al desarrollo que forman ya parte del pensamiento del descrecimiento. En los 70, muchos mexicanos fuimos atraídos por el luminoso pensamiento de Illich, y posteriormente, por la persona que mejor conoce el pensamiento de Illich: el maestro Jean Robert, quien reside en México desde hace más de 40 años y cuya erudición y generosidad ha sido determinante en las acciones de nuestro grupo, del movimiento mexicano por el descrecimiento y, sobre todo, Jean Robert ha sido un frecuente invitado de honor a los grandes encuentros del movimiento indígena zapatista de Chiapas. El pensamiento de Ivan Illich ha influido en el movimiento zapatista, por medio de Gustavo Esteva y Jean Robert y de la Universidad de la Tierra de Chiapas. Gracias al maestro Jean Robert pudimos traer a México en 2010 a Serge Latouche, gran admirador de Ivan Illich, a ofrecer una serie de conferencias en torno a las ideas de descrecimiento en grandes universidades mexicanas.  Existen ya varios pequeños grupos de descrecimiento en universidades mexicanas debido a la influencia de Ivan Illich, Jean Robert y del trabajo de nuestro grupo.


En 1991, se funda el Foro Regional Ecologista del Valle de México, apoyado en un ideario muy ligado al pensamiento de autores, como: lvan Illich, Murray Bookchin, EF Schumacher, Jean Robert, Karl Polany, Jacques Ellul, Leopoldo Kohr, André Gorz, entre otros.  A partir del ideario de estos autores, este grupo difundió, desde su fundación, alternativas al uso del auto y el transporte, al excusado inglés, a las bombas y los tubos; a la construcción de megaproyectos, a la urbanización dominante, a la producción agroindustrial, a las centrales nucleares y a muchas otras tecnologías y prácticas; difundimos alternativas al crecimiento de la ciudad de México y sus barrios y pueblos; alternativas al consumo de energía.  En 14 años, organizamos más de 40 foros regionales de la Cuenca de México; utilizamos el tema del uso del automóvil y de las bombas y tubos, para explicar las múltiples dimensiones que resultan afectadas por las tecnologías vigentes; realizamos los estudios del impacto ambiental de diversos megaproyectos y presentamos las denuncias correspondientes; participamos en varios movimientos locales contra mega proyectos; coordinamos un proyecto de desarrollo urbano sustentable para una zona céntrica de la ciudad de México (Nápoles- Cd de los Deportes);  difundimos desde entonces las ventajas de la caminata, el uso de la bicicleta, las ecotecnias, la artesanía, el cultivo de alimentos en la ciudad; los beneficios de las asambleas en la plaza pública, la creación de las redes vecinales y el gobierno de las micro cuencas; difundimos una crítica radical a la ideología del progreso y el desarrollo; al culto a la ciencia y a la tecnología; a la religión de la economía.


Acciones por el descrecimiento en México


En 2005, el grupo se refunda y emerge ECOMUNIDADES, Red Ecologista de la Cuenca de México que da continuidad a la labor del viejo Foro Ecologista del Valle de México y se ocupa de asuntos como: la política alternativa del agua- participamos en el Foro Mundial Alternativo del Agua de Ginebra 2005, y en el Tribunal Latinoamericano del Agua, frente al Foro Mundial del Agua, México 2006- el desorden climático, el agotamiento del petróleo barato y la confluencia de los movimientos locales, por la Paz. En 2007, ECOMUNIDADES, acuerda impulsar las ideas de la decroissance, tal como las encontramos en 2006, en los textos de Serge Latouche y Paul Aries, en vista de su cercanía a las ideas que han servido de guía a nuestros grupos desde 1991. En 2007, iniciamos un ciclo de seis coloquios sobre descrecimiento que terminó en 2008; en los primeros coloquios acordamos utilizar la palabra descrecimiento, para denotar la elección voluntaria que preconizamos y que contrasta con un hecho que les sucede muy a su pesar a las sociedades condenadas al crecimiento; también, para alejarnos de la connotación cientificista y posible galicismo que a nuestro parecer entraña la palabra decrecimiento; en este punto nos diferenciamos del movimiento español.


En 2008, la primera formación mexicana denominada ¡Descrecimiento o Colapso! adopta el tema petrolero, como estrategia prioritaria de este movimiento, a causa de los grandes riesgos que implica para México el agotamiento del petróleo barato y la entrada del Petróleo Extremo. El grupo convoca a un consenso de organizaciones sociales frente a la Reforma Petrolera impulsada ese año por el gobierno mexicano; después de varios debates acordamos la urgencia de: Reducir la extracción, exportación y consumo interno de petróleo: Dejar el petróleo bajo tierra; presentamos este consenso en las audiencias públicas del caso; convocamos a manifestaciones frente al Senado para difundir nuestra propuestas. Debido a las diversas posiciones contra la reforma propuesta por el gobierno mexicano se moderaron las reformas neoliberales en esta "reforma petrolera". Desde hace algunos años decrece la producción petrolera en México, por lo que el gobierno mexicano fomenta la participación de grandes empresas privadas extranjeras en la exploración, perforación y extracción; insensatamente se ha embarcado en la perforación en aguas profundas por la gran presión del gobierno de EUA.  No obstante, este consenso por la Reducción ha sido desde entonces parte de la plataforma política de nuestro grupo de descrecimiento. Desde 2010, este grupo adoptó el rechazo a la energía nuclear en la Plataforma Política del Klimaforum10 y desde 2011, hemos adoptado también el rechazo a las diversas formas de Petróleo Extremo: extracción en aguas profundas, de arenas bituminosas, gas y petróleo de esquisto o pizarra (shale), en el Ártico, las selvas, las costas.  La generación eléctrica ha sido entregada en México a empresas españolas, como Iberdrola; la mayor parte de la generación de electricidad la hacen empresas privadas a un gran costo social y ambiental.


En 2008, coordinamos la integración de la Red en Defensa de la Ciudad de México, junto con grupos locales en lucha contra los megaproyectos del Jefe de Gobierno de la ciudad de México: el falso izquierdista y "mejor alcalde del mundo" Marcelo Ebrard; por medio de esta red, apoyamos a vecinos que se oponen a la construcción de grandes infraestructuras públicas y privadas, y planteamos propuestas ecologistas y de descrecimiento como alternativa. En este año también nos acercamos a Ora World Mandala, grupo que promueve las enseñanzas de Gandhi, con el apoyo de la Universidad de Gandhi de Gudjarat, India. Consideramos estas enseñanzas, como las de Henry Thoreau, Tolstoi y Rudolph Bahro, centrales en la aplicación del descrecimiento.  En 2009, fuimos invitados a participar en el seminario y en el taller de degrowth de la Cumbre de los Pueblos, el Klimaforum09 de Copenhague, durante la COP-15 de las Naciones Unidas; representamos en esos actos a los grupos de descrecimiento del Sur y tuve la suerte de reemplazar a Vandana Shiva en este seminario; presenté en este seminario de degrowth un discurso con fundamento en el pensamiento de Baruch Spinoza que tuvo muy buena aceptación; como consecuencia de esta presentación, el Danish Board nos encarga la organización de la Cumbre de los Pueblos, el Klimaforum10 de Cancún, durante la COP-16. Este proceso nos da la oportunidad de introducir muchas ideas de descrecimiento en organizaciones sociales mexicanas y latinoamericanas. En 2010, después de la visita de Serge Latouche a México, nos invitan a participar en la Second Conference on Economic Degrowth de Barcelona donde establecemos relaciones con diversos grupos europeos de descrecimiento ; por otra parte, el Danish Board del Klimaforum09 nos invita en esos meses a la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra de Cochabamba, Bolivia, donde presentamos propuestas de descrecimiento en las sesiones; representantes de La Vía Campesina en la COP-16 de Cancún  nos felicitan por los talleres de descrecimiento del Klimaforum10.  


A principios de 2011 son asesinados seis jóvenes en Cuernavaca, Morelos; uno de ellos, Juanelo, hijo del poeta Javier Sicilia, quien fuera amigo de Ivan Illich. Estalla en México la indignación por estos asesinatos y se organizan grandes manifestaciones y caravanas por todo el país; se unen a estos actos miles de familiares de víctimas de la "guerra contra el narco y el crimen organizado": nace el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad al que apoyamos la mayor parte de los objetores de crecimiento de México. Lanzamos una iniciativa: Frente al desastre nacional e internacional ¿Qué Podemos Hacer? ; realizamos diversos encuentros para dar respuesta a esta cuestión y acordamos que la unidad en la diversidad de los movimientos sociales es fundamental para enfrentar esta pavorosa situación política global; nuestro grupo acordó, además, intensificar la difusión de las ideas de descrecimiento en México. Desde 2011, en apoyo de esta iniciativa realizamos talleres de introducción al descrecimiento en varias universidades con aplicaciones en diversos temas, como barrios, colonias y pueblos, o ciudades mexicanas o sobre movilidad urbana. El debate antinuclear y energético también nos ha ayudado a introducir el descrecimiento.


En febrero de 2012, convocamos a la redacción de la Declaración de Teotihuacán, Hacia la Cumbre de los Pueblos en Río+20. El 11 de marzo se realizó en el pueblo de Teotihuacán, junto a las pirámides del Sol y la Luna, el encuentro para estudiar las líneas generales de esta declaración.  A lo largo de dos meses sostuvimos muy diversas reuniones que permitieron consensuar, ésta, la más importante declaración internacional de descrecimiento que hayamos producido. Esta declaración fue distribuida internacionalmente el 27 de abril de 2012, con la firma de casi un centenar de activistas de diversas organizaciones sociales mexicanas; ha sido colocada en varios sitios en la web, nacionales e internacionales y difundido por decrecimiento España y la red global Climate Justice Now!  

Desde 2007, hemos invitado reiteradamente a los más destacados académicos mexicanos en los temas sociales y ambientales o ecológicos, a debatir la hipótesis del descrecimiento, a considerar los efectos perversos de la Tecnociencia y la economía; hemos sostenido algunas sesiones con ellos, no obstante, con pocos resultados: después de conocer nociones del movimiento internacional por el descrecimiento se han alejado, desestimando a este movimiento. Debido probablemente a la influencia de Ivan Illich, el descrecimiento nació en México fuera y en contra de la opinión dominante en las grandes universidades públicas mexicanas. A pesar de que Ivan Illich fue por décadas muy cercano al Colegio de México, desde los 90 las grandes universidades públicas mexicanas han derivado sus estudios hacia un implacable economicismo neoliberal. No obstante, ciertos profesores de diversas universidades públicas y privadas han aceptado impulsar en sus salones las ideas del descrecimiento. Existen grupos de descrecimiento en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; en la UAM-Xochimilco; en la UAM-Cuajimalpa; en el Instituto Politécnico Nacional; en la Universidad Iberoamericana de Puebla, entre otras. En general, las organizaciones ambientalistas y culturales mexicanas aceptan en diversos grados las ideas del descrecimiento; también, las organizaciones locales, especialmente de indígenas y campesinos. Sin embargo, se conoce muy poco de las teorías que lo sustentan, por lo que tenemos en proyecto trabajar más en este sentido. Tenemos en programa para junio el seminario La Apuesta por el Descrecimiento en Cuetzalan, Puebla.


La autonomía como fundamento de la acción por el descrecimiento


Hemos realizado este activismo por más de 20 años, con el menor gasto posible en instrumentos e infraestructura, con el menor uso de fondos: una labor desprofesionalizada, voluntaria, sin gestionar fondos de fundaciones, gobiernos, partidos, universidades o grandes empresas; sin registro formal ante autoridades.   Hemos sido en México el grupo ecologista más crítico de la Tecnociencia, los expertos y las universidades. Estimamos que esta gran limitación en los recursos económicos utilizados nos ha permitido conservar mayor autonomía, congruencia y aceptación de nuestras ideas. Nos sentimos muy afortunados con las amistades que nos han permitido de vez en cuando contar con el dinero necesario para hacer algunos viajes, como éste a Montreal. Buscamos la interdependencia antes que la independencia.


La funesta relación EUA-México


Apenas concluida la Independencia de México, al iniciar la segunda década del Siglo XIX, el gobierno de EUA comienza los esfuerzos para anexarse parte del territorio mexicano, por medio de su ministro, Joel Poinsett, y luego, por medio de la guerra de invasión de México del presidente James K Polk, se anexa en 1848 más de la mitad del territorio de nuestra nación. Desde esos años, la relación entre EUA y México ha sido una relación aciaga, ominosa, opresiva, desgraciada, que ha sumido frecuentemente a México en una gran postración y nos ha infligido una gran miseria, dolor y sufrimiento; ha destruido sistemáticamente por medios económicos, militares y/o diplomáticos cualquier intento de autonomía y liberación de los potenciales de México. Transitamos rápidamente de una colonización brutal y teocrática por la espada, la cruz y la hoguera, a una colonización insidiosa y aniquiladora, por el dólar, la mercadotecnia y la tecnología de guerra. Por espacio de casi dos siglos, EUA ha explotado intensamente las riquezas naturales de México, con el apoyo de los gobiernos cipayos que nos ha impuesto para tal efecto. México no ha logrado liberarse de la pesada colonización estadunidense que tanto daño le hace y que representa el principal obstáculo para la aceptación del descrecimiento.              


Los retos para el descrecimiento en México


México vive sumergido en una época de gran violencia y desgarramiento social ocasionados por los intereses económicos de potencias, como EUA, Canadá y España, y por su sociedad, en gran medida enajenada por los anti valores generados en occidente desde hace cuando menos ocho siglos.  La religión de la economía y el culto a la ciencia y la tecnología, ocasionan terribles males no sólo en nuestro territorio, también, en el resto de los países de Latinoamérica, África, Asia y Oceanía. La concentración de riqueza y poder es enorme en México; unas 300 personas entre banqueros, políticos y poderosos hombres de negocio deciden el futuro del país desde hace unos 30 años, con el apoyo de jefes locales o caciques en cada comunidad o municipio, asociación, partido,   Los objetores del crecimiento en México enfrentamos a una sociedad sumamente debilitada por la escolarización, la publicidad, la propaganda en radio y TV y el consumo cotidiano de tecnologías: una sociedad tan degradada que mayoritariamente desea tener un modo de vida como el de los estadounidenses o el de los canadienses o los europeos: han adoptado el consumismo, el individualismo y las malas ambiciones  que nos ha vendido EUA después de la Segunda Guerra. El conocimiento de la Historia y la historicidad de muchos aspectos técnicos de nuestras leyes, instituciones, sistemas, instrumentos, herramientas, puede ser de gran ayuda en la aceptación del descrecimiento en México.   


Miguel Valencia

Comentarios

Entradas populares de este blog

DECRECIMIENTO SOSTENIBLE Joan Martinez Alier (2008)

Tercer informe a los adherentes a la Propuesta de Conferencia Internacional de Descrecimiento