En la carpa mayor y en tierra firme; reflexiones sobre Trabajo y descrecimiento

En la carpa mayor y en tierra firme; reflexiones sobre Trabajo y descrecimiento

No es agradable escuchar debates en inglés, especialmente, entre franceses, italianos, españoles, alemanes, finlandeses. El inglés, el latín o idioma sagrado del capitalismo, que fue el idioma obligado en la conferencia de descrecimiento de 2010 en Barcelona, fue destronado en la 3rd.International Conference on Degrowth for Ecological Sustainability and Social Equity de Venecia. Con el apoyo de intérpretes traductores que al parecer trabajan como voluntarios o con bajo ingreso, el comité organizador de esta Conferenza logra ofrecer a los asistentes de la carpa mayor una magnífica traducción simultánea en cuatro idiomas: italiano, francés, inglés y español. (El trabajo voluntario humaniza y ecologiza al mundo. Me hacen recordar la magnífica labor de la intérprete que realizó sin costo alguno, sólo por su interés en el tema, la traducción simultánea de la conferencia de Latouche en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM).    

En las plenarias, las feministas Antonella Picchio y Mary Mellor han destacado la importancia central que tiene el trabajo fantasma, en el funcionamiento de la economía moderna. Este trabajo que se realiza sin una paga, como lo es el trabajo domestico o el cuidado de personas, lo hacen en dos terceras partes las mujeres y en una tercera parte los hombres, según los estudios mencionados por ellas. Las empresas consiguen sus utilidades en todo el mundo, en gran parte por medio de trabajo esclavo o semi esclavo; no sólo así se hizo la revolución industrial sino que así funciona la industria tan pronto consigue zafarse de las ataduras históricas que le impuso el movimiento obrero en el siglo XX. Este es el caso del México de hoy en día, con su nefasta Reforma Laboral.   En su famoso libro, México Bárbaro, JK Turner describe cómo, bajo la dictadura de Porfirio Díaz, se industrializó México por medio de la esclavitud de los yaquis, de los yucatecos, de los mineros y de trabajadores en la industria textil poblana y veracruzana, en el siniestro Valle Nacional o Valle de la Muerte.  Muchas empresas de "clase mundial" como Apple o Nike consiguen buena parte de sus utilidades, por medio de la fabricación de sus productos en los "sweat shops" o maquiladoras de Asia o América Latina. Wal Mart con sus 1.3 millones de trabajadores en 8,000 tiendas, es denunciado mundialmente como el mayor enemigo de los trabajadores y sus sindicatos: en EUA, con salarios promedio inferiores al umbral de la pobreza (Latouche).

La moderadora de la plenaria Deborah Lucchetti de Cooperative Fair, menciona el caso atroz de más de 300 trabajador@s que murieron semanas antes por un incendio sucedido en una maquiladora de Pakistán. El virtual secuestro de los trabajadores en minas, naves o bodegas o edificios o campos de cultivo, con el apoyo de los gobiernos, facilita el establecimiento de condiciones de esclavitud: muy largas jornadas de trabajo en condiciones de trabajo muy peligrosas y contaminantes. Hoy migran cientos de millones de personas en el mundo a causa de las naciones y ciudades "competitivas" (China, India, Indonesia, Tailandia, México). Las megalópolis del mundo adoptan cada año un urbanismo más concentracionario, para someter por hambre a los trabajadores. Latouche advierte en 2006 El éxodo rural chino es colosal.  Entre doce y quince millones de "sombreros de paja" abandonan sus tierras cada año. Cada semana, en China, un millón de campesinos migran hacia las ciudades, es decir: 150 millones en los últimos años y una cantidad parecida en los próximos años. Se trata de la más grande catástrofe humana de la historia. "El sueño americano en China podría convertirse en la pesadilla mundial" según Lester Brown. … China registra cada año un promedio de 280,000 suicidios de los cuales 150,000 son de mujeres. Según Silvia Perez-Vitoria, "Una china o chino se da la muerte cada dos minutos" Las tasas de suicidio son tres veces mayores en el campo que en la ciudad: de los que se suicidan, el 58% lo hace con pesticidas.

Entran en fila lentamente y se acomodan de pie en los pasillos laterales de la carpa central junto a los asistentes de la plenaria vespertina: son los 20-30 trabajadores, probablemente africanos, representantes de los trabajadores despedidos por la empresa privada que maneja la basura de esta ciudad y que dice que necesita reducir sus costos. Se les concede el micrófono para exponer su caso. Me comentan que el gobierno italiano le negó la visa de entrada a un representante social de un país africano invitado por una organización social italiana. Los asuntos del desempleo y la migración también pesan mucho en el ambiente político italiano y, desde luego, en esta Conferenza que ha colocado al tema LAVORO como uno de sus tres grandes temas a debate. La muy dramática presentación que hizo en el plenario Antonio di Luca, representante sindical de la FIAT, en torno al espantoso desempleo en los pueblos del sur de Italia debido al cierre de muchísimas fábricas que han sido trasladadas a países asiáticos, revela una parte de la trágica situación social de este país.

Paul Aries advierte La ideología del trabajo produce una confusión largamente mantenida entre lo que resulta de la actividad libre y de la actividad alienada.  El maquinismo se vuelve siempre contra las culturas y la autonomía obrera. Como ya nadie osa clamar El Trabajo te hace libre (el Arbeit Macht Frei del Auswitch de Hitler), se dice que el trabajo será la base de toda socialización. Hanna Harendt ya explicaba que, en efecto, no hay nada peor que una sociedad fundada en la ideología del trabajo sin trabajo (empleos). El desempleo se vivirá como una verdadera falta culpabilisante. … Deberían ser mejor conocidos los grandes ideólogos del trabajo, como el malvado Taylor (taylorismo,) Henry Ford, el admirador de Hitler; el management o administración moderna que utiliza la sicosociología para añadir un moderno hostigamiento patronal al hostigamiento tradicional de los gerentes.    Japón impone al mundo sus productos con la muerte de más de 40,000 empleados o trabajadores al año, por exceso de trabajo. Estados Unidos se ha opuesto a la reducción de las jornadas de trabajo desde los años 30, cuando Roosevelt consideró la posibilidad de crear empleo por este medio. Nunca han permitido que las ganancias en la productividad obtenidas por la nueva tecnología sirvieran para reducir el tiempo en las jornadas de trabajo. Desde 1980, el tiempo medio de trabajo anual por persona en EUA ha aumentado el equivalente a cinco semanas de trabajo (204 horas), contrariamente a los países europeos (Latouche). Desde 1975 aumenta el desempleo en el mundo desarrollado y emergente, y se agudizan las diferencias de sueldo entre directores y los demás trabajadores. Existen directivos en EUA que tienen ingresos superiores a cien millones de dólares al año, mientras la gran mayoría de los empleados ven reducidos sus ingresos cada año. El empleo se chatarriza o walmartiza, desaparecen los sindicatos y la "clase media", caen la universidades públicas y privadas bajo el control de las transnacionales y las ideas de la "productividad", se eliminan los estudios de filosofía, historia y la OCDE impone las normas educativas que producen gladiadores y súbditos de las empresas. Existe ya una enorme población humana considerada como supernumeraria por los grandes inversionistas.

El movimiento por el descrecimiento se pronuncia rotundamente en contra de la "productividad" y la "competitividad", como conceptos enemigos no sólo de la convivencia humana sino de los Bienes Comunes: clima, aire, agua, suelos, acuíferos, bosques, selvas, mares, ríos, lagos, lagunas, humedales, manglares. Mientras más productivas se vuelven las empresas, más improductivas se vuelven la sociedad y la Naturaleza. La competitividad implica la eliminación de la identidad cultural de la localidad o la región: la homogenización del mundo, provocada por los sistemas modernos: El mundo se llena de No Lugares y crece la "Aldea Global".  El movimiento preconiza la Relocalización de la vida y la economía; trascender el productivismo y la sociedad trabajista: reducir el tiempo de trabajo y las diferencias de ingresos entre los directivos y los trabajadores: impuestos regresivos a los grandes suelos e ingreso mínimo garantizado a todos los ciudadanos, trabajen o no trabajen. Acabar con las olimpiadas mundiales por el crecimiento económico.  Revalorizar el ocio y el juego: Reconquista del tiempo personal: el tiempo de calidad, condición necesaria para la descolonización del imaginario. Con base en las propuestas de Jacques Ellul y Adret, el movimiento estudia las propuestas de Trabajar dos horas al día o las 3-4 horas de trabajo en ciertos pueblos del Kalahari.

Únicamente las comunidades y ecorregiones autónomas tienen posibilidades de crear trabajo digno en los próximos años. El movimiento se encuentra con los ludditas o amigos del Rey Ludd que rompían máquinas al inicio de la revolución industrial, los Sublimes que veneraban a San Lunes y el rechazo a esa extraña locura que se ha apoderado de las clases obreras de las naciones donde domina la civilización capitalista denunciada por Paul Lafargue, yerno de Carlos Marx, en su clásico libro El Derecho a la Pereza; también, se encuentra con los 102 días de fiesta anuales de los campesinos rusos del siglo XIX, para evitar la sobreproducción agrícola.  En México, hemos propuesto reducir al mínimo nuestros consumos de productos industrializados y aumentar radicalmente nuestros consumos de productos artesanales producidos localmente, en nuestra misma ecorregión.       

El funcionamiento de la gran refinería de Marghera, en tierra firme junto a Venecia, me recuerda que la economía ha sido enemiga no sólo del aire limpio, también, de las ruinas arqueológicas y los monumentos histórico-artísticos, como es el caso de esta antigua y maravillosa ciudad. Me recuerda la tolerancia del INAH foxista y calderonista frente a las perforaciones en las pirámides de Teotihuacán para instalar iluminaciones y el idiota programa gubernamental de "pueblos mágicos".    Salir de la economía, descolonizar el imaginario es lo que propone Latouche.  Me informan de la desaparición, hace pocos años, de las instalaciones de la gran empresa Breda, fabricante de equipo industrial que llegó a dar ocupación a más de 40,000 obreros en los pueblos cercanos a Venecia: recuerdo la gigantesca caldera Breda que me tocó observar durante varios meses hace muchos años en mi training en la planta de Celulosa de Chihuahua. En los 70, Ivan Illich advirtió que los servicios, como el comercio, los transportes, el turismo, llegarían a crear más daño a la Naturaleza y al ser humano que el provocado por la industria.  NO A LA REFORMA LABORAL.

Comentarios

Entradas populares de este blog

DECRECIMIENTO SOSTENIBLE Joan Martinez Alier (2008)

Tercer informe a los adherentes a la Propuesta de Conferencia Internacional de Descrecimiento