Clive Hamilton describe en un libro las tecnologías creadas contra el calentamiento global

Clive Hamilton describe en un libro las tecnologías creadas contra el calentamiento global

Clive Hamilton es probablemente el ecologista más desatacado de Australia, es director ejecutivo de The Australia Institute; además, es uno de los más relevantes teóricos de habla inglesa del movimiento degrowth (descrecimiento) ; en su libro El Fetiche del Crecimiento (2003) por publicado en español en 2006, por editorial Laetoli de Pamplona, sostiene que el crecimiento económico ocupa un lugar central entre los grandes males de la sociedad moderna.

La ciencia convencional - la Big Science- virtualmente no tiene soluciones válidas a los problemas ambientales o climáticos, sin embargo, hace grandes negocios con las falsas soluciones que desarrolla frente a estos problemas, como lo es la geo ingeniería, que impulsa con el apoyo de los grandes inversionistas internacionales, como el temible Bill Gates. En efecto, el Panel Científico Internacional, el IPCC, cometió un grave error este año al validar la geo ingeniería como solución al desastre climático, en su informe del Grupo de Trabajo No. 1, publicado a finales de septiembre pasado. Aquí la información periodística.

------------------------------------------------------------------

Nota en el Periódico La Jornada
Martes 3 de diciembre de 2013, Ciencia, p. 2a

Clive Hamilton describe en un libro las tecnologías creadas contra el calentamiento global

Alerta experto del peligro de la manipulación artificial del clima

El genio ha salido de la botella y será imposible volver a ponerlo dentro, dice el investigador australiano

Incluir la geoingeniería como una respuesta posible al problema es una manera de legitimarla, señala

Afp

París, 2 de diciembre.

La manipulación artificial del clima para luchar contra el calentamiento de la Tierra ha dejado de ser un tema tabú, pero sus consecuencias pueden ser muy peligrosas para el planeta, advierte el investigador sobre el clima australiano Clive Hamilton en un libro.

El genio ha salido de la botella y será imposible volver a ponerlo dentro, explica en una entrevista a la Afp el autor del libroEarthmasters: Playing God with the climate (Dueños de la Tierra: jugando a ser Dios con el clima) que presenta estos días en Francia.

En el libro, Hamilton describe en detalle las tecnologías inventadas en los años recientes para intentar reducir los efectos del cambio climático de manera artificial.

Aunque algunas de las invenciones son todavía ciencia-ficción (como enviar al espacio espejos gigantes para alejar los rayos solares o aumentar la órbita terrestre para alejarla del Sol) otras opciones, que Hamilton considera peligrosas, están siendo investigadas por científicos de todo el mundo.

Algunos proponen dispersar partículas en la parte alta de la atmósfera para desviar hacia el espacio los rayos del Sol y hacer bajar así la temperatura. Otros imaginan un sistema para fertilizar los océanos con hierro para favorecer el desarrollo de las algas y aumentar así la absorción de CO2.

Apoyo de millonarios

Hamilton, que también es profesor de ética en Canberra, advierte que estos proyectos, aunque todavía no están en marcha a gran escala, ya cuentan con el apoyo de millonarios como Bill Gates, así como de grupos de presión y grandes empresas estadunidenses.

El químico holandés Paul Crutzen, premio Nobel en 1995, fue uno de los pioneros de la ingeniería climática en 2006 con sus trabajos sobre la capa de ozono y abrió un campo que hasta entonces era tabú, recuerda Hamilton.

A pesar de las objeciones de muchos de sus colegas, escribió ese artículo porque sabía que era necesario un plan B, porque el plan A, el de reducir las emisiones, no estaba funcionando, explica el experto australiano.

Según el autor, en septiembre se dio un paso más hacia la manipulación del clima cuando el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), la máxima autoridad mundial en la cuestión, incluyó por primera vez en su informe la evaluación de algunas de estas técnicas.

El IPCC cometió un error, fue políticamente ingenuo. Sea lo que sea lo que acabe diciendo sobre la geoingeniería, el simple hecho de incluirla como una respuesta posible al cambio climático es una manera de legitimarla y normalizarla, asegura.

Además, en teoría, algunas técnicas, como las emisiones artificiales de azufre que imitan el efecto de una erupción volcánica para disminuir la temperatura de la Tierra" se podrían llevar a cabo rápidamente, a bajo costo", teme Hamilton. Pero según este experto la geoingeniería tiene todavía muchas incógnitas y se desconoce el riesgo que supondría dispersar partículas en la atmósfera.

Además, si incluso se lograra detener la subida de temperaturas, las emisiones artificiales de azufre no tendrían ninguna influencia en otras dimensiones del problema, como la creciente acidificación de los océanos provocada por el CO2, asegura el australiano.

En septiembre el IPCC dijo que esta técnica podría tener efectos secundarios, como modificar las precipitaciones en algunas regiones del mundo.

Lo más urgente es saber cómo gobernar y regular la investigación (de estas técnicas) porque de momento no hay ninguna ley que impida a un gobierno, o incluso a un millonario, empezar a manipular el clima, advierte.



-- 
Miguel Valencia
ECOMUNIDADES 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Movimiento decrecentista en México.

decrecimiento::::: Vamos despacio porque vamos lejos. Movimiento slow y sostenibilidad

Tercer informe a los adherentes a la Propuesta de Conferencia Internacional de Descrecimiento