Primer comunicado- Descrecimiento-Cuetzalan 2014

Primer comunicado- Descrecimiento-Cuetzalan 2014

Primer comunicado- Tercera Reunión Preparatoria de Descrecimiento- Cuetzalan, Puebla2014

29 de abril de 2014

En los últimos años hemos afirmado que la economía mexicana sólo puede decrecer o descrecer. Decrecer, a pesar de los esfuerzos suicidas que realiza el Estado mexicano por crecer,  o descrecer (reducción voluntaria de sus consumos de energía, agua, metales, maderas y realizar un cambio radical en la orientación económica, para someterla a la protección y cuidado de la naturaleza y las culturas). En las condiciones actuales,  nuestro país sólo puede lograr un falso crecimiento, como es el que ha tenido en los últimos años: pierde cada año cuatro o cinco puntos del Producto Interno Bruto, PIB, por la degradación  ambiental (agotamiento  del petróleo barato, los acuíferos, las reservas de metales, las reservas pesqueras, los suelos), por los efectos destructivos del desastre climático (daños crecientes por incendios forestales, sequías, huracanes, tormentas), por los efectos de la destrucción del tejido social( delincuencia, migración, adicciones, enfermedades, hambre, ignorancia, violencia intrafamiliar, escolar, laboral, urbana), mientras la economía aumenta  apenas uno o dos puntos. Quiere aumentos del 4 o 5 % y termina el año en 2.5 o 1.3%, como sucedió en 2013. Este año inició con un pronóstico del 3.9% de aumento anual del PIB, pero al terminar el primer trimestre varios bancos pronostican ya un 2.7%; en los próximos meses puede repetirse lo sucedido en 2013: la cifra fue bajando hasta llegar al 1.3% al final del año. Desde hace más de 30 años ha sido muy difícil lograr un crecimiento como el que México logró en sus "30 años gloriosos" (1945-1975). La tasa media de crecimiento anual 1963-1981 fue de 6.2%, pero, en el período 1982-2013 es sólo de 2.3% y en el período 1994-2013, con el Tratado de Libre Comercio es únicamente de 2.5%( La Jornada, Economía, lunes 14 de abril de 2014, p.32). Larry Summers, encargado del Tesoro de EU en administraciones pasadas habla ya de que tal vez hemos llegado a una época en la que el crecimiento mundial sea estacionario o decreciente.

Desde los 70 se observa ya en muchos países desarrollados una gran dificultad para conseguir crecimiento económico, cuando estalla la primera gran crisis mundial del petróleo que los obliga a cambiar radicalmente el modelo económico iniciado en la posguerra.  Suben entonces al poder  mundial las ideas neoliberales que proponen nuevas estrategias para aumentar el crecimiento económico, como: la privatización de los monopolios del Estado, la eliminación de las barreras que impiden una explotación intensiva de los trabajadores y de los dones de la naturaleza, la eliminación de las protecciones al campo y a la industria nacional, la transnacionalización de las economías, la globalización. Como lo hemos podido confirmar de mil maneras, desde hace unos 30 años el crecimiento económico se consigue ejerciendo mucho mayor violencia contra la Madre Tierra y el tejido social; se logra por medio de una explotación intensiva de petróleo, metales, mares, ríos, lagos, acuíferos, bosques, selvas, suelos; se consigue por medio de un abusivo aprovechamiento de las fuerzas y capacidades de los trabajadores, las familias, las comunidades. Los rendimientos decrecientes de estas explotaciones obligan a los gobiernos a buscar nuevas formas de lograr productividad, competitividad (reformas laborales, educativas, fiscales, energéticas, urbanas, del campo) que permitan lograr el crecimiento económico que exigen las olimpiadas mundiales del crecimiento. Estas nuevas formas de impulsar el crecimiento son suicidas, ecocidas, genocidas.

En los altares del crecimiento se sacrifican climas, suelos, mares, especies, comunidades, pueblos, culturas, ciudades, generaciones futuras, el futuro de la humanidad.  La resistencia social contra los "motores del crecimiento" (presas, trasvases, explotaciones mineras, oleoductos, desarrollos turísticos, supercarreteras, segundos pisos, distribuidores viales, aeropuertos, grandes establos, incineradores, torres y otros megaproyectos) se extiende por el mundo. No obstante, la colonización del imaginario social- por medio de la escuela, los medios y el consumismo- impide frenar la destrucción de los dones de la naturaleza y del tejido social y provoca la emergencia de colapsos mundiales que amenazan nuestras vidas. La publicidad, el crédito al consumo y la obsolescencia programada someten a las sociedades modernas a un consumismo suicida. El culto a la ciencia y la tecnología refuerza el modelo económico y el imaginario progresista, desarrollista que impulsa la devastación ecológica y social. El crecimiento económico sigue siendo deseable para la mayor parte de la población que no imagina otra forma de vivir que la actual, que sea menos destructiva y más respetuosa con la naturaleza y las culturas. Las catástrofes que se nos vienen encima reeducarán a la sociedad, con gran sufrimiento y destrucción.

La temática de la Tercera Reunión Preparatoria Hacia un Encuentro Nacional de Descrecimiento que tendrá lugar en Cuetzalan, Puebla entre el 5 y 8 de junio, se enfoca al debate de las propuestas de descrecimiento en nuestro país. ¿Cómo podemos relocalizar la economía mexicana? ¿Cómo podemos redistribuir el trabajo y la riqueza? ¿Cómo podemos reestructurar el campo y las ciudades? ¿Cómo podemos reconceptualizar la producción de alimentos, la vivienda y la comunidad? ¿Cómo podemos cambiar los valores dominantes? ¿Cómo podemos enfrentar el desastre climático y la llegada del petróleo extremo? ¿Cómo podemos descolonizar el imaginario social de los mexicanos? ¿Cómo podemos reducir nuestros consumos de energía, agua, metales, maderas?

El 20 de mayo, fecha ultima para registrar ponencias.  Contamos con pocos espacios en el centro ecológico de San Francisco, en Cuetzalan, Puebla, por lo que los invitamos a reservar su estancia con anticipación.                 

Comité Organizador de la Tercera Reunión Preparatoria hacia un Primer Encuentro Nacional de Descrecimiento, Cuetzalan, 2014

Adriana Matalonga, Isy Jazmín Aguilar Jiménez, José María Simón Ruiz, Mauricio Villegas Ibarrola, Roberto Rico González, Miguel Valencia Mulkay

Comentarios

Entradas populares de este blog

Movimiento decrecentista en México.

decrecimiento::::: Vamos despacio porque vamos lejos. Movimiento slow y sostenibilidad

Tercer informe a los adherentes a la Propuesta de Conferencia Internacional de Descrecimiento